Optimizar la seguridad en hospitales con soluciones de videovigilancia avanzadas

Miguel A. Gimeno. Director de Marketing y Sesarrollo de Negocio. Scati

En la actualidad, nuestros hospitales se encuentran viviendo una vorágine muy pocas veces vista con anterioridad, y cuando se trata de seguridad física, los hospitales y las instalaciones sanitarias se enfrentan a una serie de desafíos únicos.

Miguel A. Gimeno. Director de Marketing y Sesarrollo de Negocio. Scati

La gran cantidad de flujos de personas transitando por sus dependencias, el aumento de la severidad en los protocolos de auto-protección de los trabajadores (personal sanitario, auxiliares, celadores, administrativos, etc.), la utilización de medios materiales y productos de gran valor monetario y, adicionalmente, la necesidad de seguir prestando una buena atención a los pacientes, hacen que nuestros centros hospitalarios necesiten dotarse de recursos tecnológicos y procedimentales, que les permitan conseguir disponer de un entorno mucho más seguro y con herramientas que les faciliten la toma de decisiones en los momentos clave. Y todo esto deben hacerlo cumpliendo al mismo tiempo con una serie de estándares, códigos, reglas y regulaciones.

La naturaleza 24/7/365 de los hospitales requiere una atención adicional cuando se trata de las medidas de seguridad más apropiadas. En las instalaciones sanitarias, la videovigilancia es una herramienta eficaz no solo para aumentar la seguridad, sino también para conseguir un control efectivo de los costes, y supervisar y perfeccionar los protocolos de actuación, haciendo uso de los datos que los diferentes componentes del sistema pueden proporcionar a los responsables para una mejor toma de decisiones.

videovigilancia

 

Monitorización

Uno de los escenarios más extendidos es la utilización de cámaras para el cuidado y vigilancia de pacientes, estando más extendidas en las áreas de psiquiatría o en las UCIs, para que los pacientes puedan ser monitorizados en tiempo real desde el puesto de control y el personal sanitario pueda gestionar su tiempo de una forma mucho más eficiente.

 

No es de extrañar entonces que las estrategias en cuanto a la adquisición e instalación de sistemas de CCTV actuales abarquen una gran parte de un plan de mitigación de riesgos en la atención médica. Con capacidades que van más allá de la simple videovigilancia hacia sistemas con analíticos basados en inteligencia artificial, control de accesos, administración de visitantes o incluso la mejora de la atención al paciente; las estrategias de videovigilancia modernas están ayudando a los centros de salud a satisfacer estas demandas tan complejas.

Esa combinación del CCTV dando cobertura al binomio seguridad-operativa en la instalación, se fundamenta en el uso de herramientas de vídeo análisis basadas en la inteligencia artificial o en la integración con sistemas de posicionamiento, y pueden desagregarse en los siguientes aspectos:

Realización de un control de los accesos mediante el reconocimiento facial, y de esta forma responder de forma proactiva ante intrusiones de personas no autorizadas en áreas restringidas o para autorizar accesos a determinadas áreas a aquellas personas que sí que lo tengan permitido, usando la biometría facial como sustitutiva de las tradicionales tarjetas, códigos numéricos o huellas dactilares.

Para acceder al artículo completo pincha aquí

Imágenes: Online Marketing/Unsplash


Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

¿Sos instalador?

Registrate en la web haciendo clic acá y luego indicanos por WhatsApp el mail con el que te registraste.
De esa manera tendrás acceso a la web con los productos a precio de Instalador.

¿Querés enterarte de las últimas novedades?

Suscribite y recibí en tu mail las mejores ofertas y más recientes noticias.