La audiencia de Zuckerberg: la seguridad personal y la protección de datos en el debate público

La audiencia de Zuckerberg: la seguridad personal y la protección de datos en el debate público

“Deja de pedir perdón y empieza a cambiar las cosas”, esta fue una de las demandas dirigidas a Mark Zuckerberg por parte de la Senadora Cortez Masto durante la audiencia del pasado 10 de abril en el Congreso de los Estados Unidos a la que compareció el creador y CEO de Facebook para ser interrogado sobre algunas cuestionables prácticas de su empresa. A continuación se detallan algunos puntos. 

La audiencia de Zuckerberg: la seguridad personal y la protección de datos en el debate público

  • Sus políticas de seguridad y privacidad en relación al escándalo de Cambridge Analytica.
  • El supuesto almacenamiento de toda la información de los usuarios de teléfonos con sistema operativo Android que tengan instalada la app de Facebook.
  • La venta de datos privados de sus usuarios a anunciantes y empresas de marketing.
  • El inexistente control a la propagación de discursos de odio y de noticias falsas a través de la plataforma.
  • Monopolio.

Y es que las palabras de la senadora reflejan bien el ambiente vivido durante la audiencia, que por momentos se pareció más a un show televisivo que a la necesaria reflexión ética y legal que se espera tenga lugar en el Congreso de los Estados Unidos, y en la que se vio a un Zuckerberg más parecido a un adolescente falsamente arrepentido por sus inocentes descuidos, que a un empresario de la era digital, CEO de la red social más usada del mundo.

Sin embargo es indudable que este suceso marca un precedente en la industria y que el escándalo suscitado por la venta de los datos de 87 millones de usuarios (en un comienzo se habló de 50 millones) obtenidos a través de una aplicación desarrollada por un tercero, así como la comparecencia de Zuckerberg en el Congreso, marcarán un antes y un después en lo que tiene que ver con el manejo de datos en la industria digital.

Como lo hemos señalado ya varias veces en TECNOSeguro, en un momento en el que las grandes empresas digitales del mundo le apuntan al creciente mercado de la seguridad electrónica dirigida a hogares y personas a través de IoT, se hacen más necesarios que nunca los debates éticos que impulsen legislaciones y regulaciones gubernamentales, que aseguren a los usuarios la absoluta transparencia en el manejo y protección de su información personal, pues lo que está en juego es nuestra privacidad y, en consecuencia, nuestra seguridad.

El destape de este escándalo ha puesto el tema de la seguridad y la privacidad en el primer renglón de la agenda del debate público.

La protección de los datos personales: ¿Un nuevo campo de expansión en la industria?

Al ser interrogado respecto a las frágiles, dudosas e inaccesibles políticas de seguridad y privacidad de Facebook, Zuckerberg respondió:

Por eso cada vez que vas a compartir algo en Facebook, sea una foto, un mensaje, hay una forma de controlar con quién lo quieres compartir, puedes cambiarlo y controlarlo desde allí. Respecto al punto de las políticas de privacidad (…) son extensas son muy confusas. Y si las haces extensas y las explicas detalladamente, probablemente reducirás el porcentaje de personas que acceden a ellas y las leen”.

Y es indudable que los usuarios debemos ser responsables con el manejo de nuestros datos, pero también es cierto que las empresas deberían ofrecernos configuraciones de privacidad accesibles y políticas transparentes acerca de cómo mantener nuestra privacidad y proteger nuestra información personal.

Resulta deliberadamente ingenuo que el creador de una empresa multimillonaria, en la que trabajan algunas de las personas con las más altas capacidades técnicas e intelectuales del mundo, responda que, aunque reconoce su responsabilidad en ciertos fallos de la empresa, no ha logrado estructurar unas políticas de privacidad accesibles a la gente, ni desarrollar unas configuraciones y preferencias de seguridad amables y ejecutables para sus usuarios. ¿Es acaso esta la versión digital de la letra pequeña en los contratos?

Este debate ganará cada vez más terreno y será un verdadero punto de inflexión para una industria que nació y creció en medio de vacíos legales que han sido aprovechados por cientos de compañías para crecer sin regulaciones, lo que significa, en gran medida, la vulnerabilidad y falta de garantías para sus usuarios.

¿Es la protección de los datos personales un nuevo campo de expansión de la industria? A primera vista este parece un verdadero desafío para los legisladores, abogados, comunicadores e ingenieros, reto que implica abrirse campo en un terreno bastante inexplorado y cuyas consecuencias en nuestra vida no han sido analizadas en profundidad, pues aún participamos del éxtasis colectivo por las grandes creaciones que nos ha traído Internet, por las posibilidades comerciales, de comunicación y de interconexión que ha abierto para millones de personas en el mundo entero.

Quizás en el futuro cercano la competencia entre los empresarios dedicados a la tecnología ya no sea por quien nos vende la aparente comodidad de un mundo interconectado, sino por quien hace esfuerzos verdaderos y honestos por proteger nuestra información personal, por no reducir nuestra esfera íntima a la calidad de mercancía y, en últimas, por quienes sean capaces de prescindir del uso de nuestra información personal para vendernos productos tecnológicos.

Otras noticias

Deja un comentario

Menú de cierre
×
×

Carrito

Cerrar panel