Categorías

14 maneras de minimizar el coste total de la videovigilancia

Uri Guterman. Director de producto y marketing de Hanwha Techwin Europa

Pensando en los problemas fundamentales que afectan al coste total de propiedad (CTP), recordé la siguiente cita atribuida a John Ruskin, poeta y autor del siglo XIX:

Uri Guterman, director de producto y marketing de Hanwha Techwin Europa

«No es prudente pagar demasiado, pero tampoco lo es pagar muy poco. Cuando pagas demasiado, pierdes algo de dinero. Eso es todo. Cuando pagas muy poco, a veces lo pierdes todo, porque lo que compraste no sirvió para hacer lo que se suponía que debía hacer. La ley común de negocios prohíbe pagar poco y obtener mucho. No se puede hacer. Si vas por la oferta más económica, debes añadir algo por el riesgo que corres. Y si así lo haces, es porque tienes suficiente para pagar por algo mejor».

Con respecto a la videovigilancia, la cita es tan relevante hoy como lo fue cuando John Ruskin la escribió hace más de 200 años. En tiempos económicos difíciles, cuando hay presiones para minimizar los gastos, siempre existe el riesgo de que las proyecciones de retorno de la inversión (ROI) para un sistema de videovigilancia incluyan solo los costes asociados a objetivos inmediatos o a corto plazo de los usuarios finales, en lugar del CTP durante la vida útil de un sistema.

Al calcular el CTP, se recomienda tener en cuenta los cargos recurrentes, así como los costes únicos. Esto significa que, además del coste inicial de las cámaras, grabadores, software de gestión de vídeo (VMS), cableado, dispositivos de red y cargos de instalación, también debe tenerse en cuenta el coste de suministro de energía, mantenimiento y servicio del sistema de videovigilancia. Tampoco debe ignorarse el coste de las futuras actualizaciones si es probable que sus requisitos cambien, ya sea porque desee expandir la cobertura del sistema (en cuyo caso el coste de ofrecer capacidad de almacenamiento de vídeo adicional podría ser importante) o incluir otras posibilidades mediante la ejecución de aplicaciones de análisis de vídeo especializadas en las cámaras.

Coste Total de Propiedad

Si se ha tenido en cuenta todo lo anterior, los que a primera vista pudieran parecer los productos más baratos, podrían posteriormente resultar lo contrario y provocar un «arrepentimiento del comprador», aunque para entonces ya sea tarde. Por lo tanto, aquí hay algunas sugerencias que recomendamos tener en cuenta al decidir qué productos de videovigilancia ofrecerán valor a largo plazo y no darán sorpresas en el futuro con costes inesperados que no han sido presupuestados, además de cumplir con sus requisitos inmediatos.

1. ¿Las cámaras que está evaluando son de «plataforma abierta»? ¿Tiene su chipset suficiente potencia de procesamiento para ejecutar el análisis de vídeo de terceros integrado en la cámara, que tal vez desee aprovechar ahora mismo o en el futuro?

2. ¿Las cámaras y grabadores son compatibles con H.265 y con otros formatos de compresión? Las imágenes multipíxel pueden llegar a consumir rápidamente el espacio de almacenamiento disponible en un NVR o servidor cuando se graban a una resolución y frecuencia de cuadro completas. Esto podría resultar caro en cuanto al consumo de ancho de banda y coste de almacenamiento cuando existe la necesidad de registrar y almacenar imágenes de tipo pericial. Teniendo esto en cuenta, sería preferible adquirir cámaras de fabricantes que hayan desarrollado su propia tecnología de compresión diseñada para complementar H.265 y ayudar a mejorar aún más la eficiencia del ancho de banda.

3. ¿Las cámaras tienen iluminación IR integrada? El coste de instalación de iluminación suplementaria puede ser prohibitivo, por lo que si desea capturar imágenes de alta calidad las 24 horas del día, los 7 días de la semana, será importante estar seguro de que las cámaras de un fabricante sean eficaces, independientemente de las condiciones de iluminación.

4. ¿Se trata de un producto actualizable y preparado para el futuro en cuanto a que se ha diseñado para ser compatible hacia atrás y en el futuro con productos de terceros con los que podría integrarse?

5. ¿Las cámaras que piensa adquirir tienen firmware que se pueda actualizar a medida que estén disponibles nuevas funciones o cuando sea necesario introducir una nueva función de ciberseguridad conforme surjan nuevas amenazas? La capacidad de hacerlo justificará por sí sola el pagar un poco más por las cámaras en comparación con las que no pueden hacerlo, ya que el coste de un fallo de seguridad podría ser enorme. Sin embargo, compruebe que el fabricante tenga una política que ofrezca actualizaciones sin cargo.

6. ¿Ofrece el fabricante cámaras con analíticas de vídeo integradas? Si es así, ¿las licencias son gratuitas o cuánto tendrá que pagar por ellas?

Cada vez se instalan más cámaras de videovigilancia equipadas con analíticas de vídeo para ayudar a detectar intrusos. No todos los tipos de analíticas de vídeo pueden distinguir entre un animal callejero y un intruso humano o un vehículo y lo que puede ser solo ruido de vídeo. Además de ser frustrante para los operadores de la sala de control, el coste de lidiar con las falsas alarmas puede ser prohibitivo. Recomendamos que cualquier sistema de videovigilancia que instale esté preparado para el futuro mediante el uso de cámaras compatibles con analíticas basadas en inteligencia artificial con Deep Learning integrada en la cámara.

7. ¿El fabricante ha integrado sus cámaras y grabadores con las plataformas ofrecidas por las principales empresas independientes de desarrollo deVMS, como por ejemplo Genetec y Milestone? De lo contrario, esto podría tener un impacto en los costes asociados a la expansión de un sistema a medida que cambian los requisitos. Los proveedores de VMS independientes pueden ofrecer software de «plataforma abierta» diseñado específicamente para facilitar la integración de equipos y sistemas de diferentes fabricantes.

8. Si no tiene la intención de utilizar VMS de terceros, pida al fabricante de la cámara una demostración de su propio software de gestión de vídeo y/o interfaz de usuario. Una interfaz intuitiva y, por tanto, fácil de usar minimizará los costes de formación.

9. ¿Puede el fabricante ofrecer un cálculo del ciclo de vida de los productos especificados y puede darle pruebas de su fiabilidad? Esto es especialmente importante cuando haya partes móviles, como es el caso de los domos PTZ. Para respaldar cualquier afirmación acerca de la fiabilidad, ¿ofrece el fabricante un servicio de reemplazo avanzado sin inconvenientes para los productos en garantía y su garantía se extiende durante al menos 3 años? Algunos fabricantes, como Hanwha Techwin, ofrecen una garantía de 5 años a través de los instaladores e integradores de sistemas que forman parte del programa de asociación.

10. ¿Cuáles son los costes de energía estimados de los componentes individuales del sistema? Es posible que tenga una sorpresa desagradable al saber cuánto cuestan algunos dispositivos, por lo tanto, le sugerimos que especifique cámaras de red IP con PoE de bajo consumo. Esto también ayuda a reducir los costes de instalación al no tener que instalar tomas de corriente para cada cámara y reduce la cantidad de cableado necesario. Cabe destacar que algunos fabricantes ofrecen cámaras con «extensor» PoE que brindan un método muy económico de instalar un nuevo sistema de dos cámaras o agregar una cámara a un sistema existente. También ofrecen la opción de conectar otros dispositivos preparados para PoE, como una unidad de iluminación suplementaria, un controlador de E/S o un sensor PIR.

11. ¿Cuánto tiempo se tardará en instalar las cámaras, videograbadores y otros dispositivos especificados? ¿Se pueden configurar de forma remota o reconfigurar en el futuro sin que un técnico tenga que realizar una visita al sitio? Algunas cámaras disponen de mecanismos PTRZ motorizados que permiten a los técnicos de instalación controlar la lente de la cámara (mover, inclinar, girar y hacer zoom) de forma remota para establecer el campo de visión óptimo.

12. También hay ventajas de ahorro de tiempo y dinero al trabajar con fabricantes que suministren software de gestión de vídeo (VMS) preinstalado en los NVR, así como analíticas de vídeo precargadas en sus cámaras. Ambos ofrecen el beneficio adicional de lograr una integración perfecta sin la necesidad de perder tiempo y sin incurrir en el coste de asistir a cursos de formación especializados.

13. Sin duda, el factor más importante es la capacidad de un producto para resistir un ciberataque. Bien se produzcan con fines delictivos o malintencionados o bien los piratas informáticos oportunistas simplemente lo vean como un desafío, los ciberataques son una amenaza importante para la capacidad de los usuarios finales de mantener segura su información confidencial y su resolución puede resultar cara.

Por ello, se recomienda encarecidamente que los productos de videovigilancia solo se compren a fabricantes que respalden los objetivos del Secure by Default Estándar que presentó en 2019 el Comisionado de cámaras de vigilancia de Reino Unido. El estándar guía a los fabricantes para que adopten un enfoque que haga de la protección contra los ciberataques una característica fundamental de una solución de videovigilancia, que se tenga en cuenta al comienzo del proceso de diseño de una cámara y no solo se trate como una lista de funciones útiles. Puesto que los productos son seguros desde el primer momento, los usuarios pueden evitar el coste de emplear o utilizar los servicios de especialistas en ciberseguridad para reforzar los dispositivos.

14. Además del posible daño a la reputación y la pérdida de datos muy importantes como consecuencia de un ciberataque, también existe la necesidad de cumplir con el RGPD para evitar el riesgo de incurrir en lo que podrían ser sanciones financieras severas. Por ello, sería preferible buscar fabricantes cuyos grabadores puedan integrarse con el software de enmascaramiento de vídeo especializado de terceros. Esto ayudará a proteger la privacidad de las personas cuyas imágenes han sido capturadas y grabadas pero que no están involucradas en ninguna actividad criminal, evento o incidente.

Los grabadores también deben disponer de funciones compatibles con el RGPD, lo que permite programarlos para eliminar automáticamente pruebas de vídeo después de un número máximo de días especificado, a menos que el operador haya marcado la secuencia para conservarla durante un período de tiempo más largo.

Resumen

Aunque invertir en un sistema de videovigilancia genere un alto retorno de la inversión (ROI) independientemente de dónde y por qué se implemente, el CTP de hacerlo siempre debe tenerse en cuenta en la etapa de diseño y planificación. Esto garantizará que los usuarios obtengan el máximo beneficio y valor de sus sistemas, tanto ahora como durante muchos años en el futuro.


Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

¿Sos instalador?

Registrate en la web haciendo clic acá y luego indicanos por WhatsApp el mail con el que te registraste.
De esa manera tendrás acceso a la web con los productos a precio de Instalador.

¿Querés enterarte de las últimas novedades?

Suscribite y recibí en tu mail las mejores ofertas y más recientes noticias.